jueves, 19 de febrero de 2009

Anecdotario de viaje

El Profe acaba de postear un tutorial sobre cómo colarse en una fila. Me hizo acordar una cosa que estaba poniendo como coment, pero debido a la larguitud y anchitud de la anécdota decidí postearla derechamente en mi blog (de algún lado hay que sacar material).

Una vez trataron de aplicármela en un aeropuerto, en la cola de migraciones. El aplicador no era otro que Juan Darthés, aunque yo no lo conocía (le veía como cara de conocido, capaz que era de Río Cuarto, pensé... ¿qué hará por acá?). Me dí cuenta que era famoso al ratito por lo que pasó, pero de la identidad me di cuenta después, porque vi un cartel de Patito Feo en el Auditorio.

Avión de regreso de Lima, 6:00 AM. Recién llegados a México no veía las horas de salir del aeropuerto y tomarme el taxi a casa. Con un poco de suerte iba a poder desayunar con mi hijo antes que se fuera al jardín. Corro por el pasillo para llegar primero a migración, pero me encuentro con una cola de 200 metros (contando los zigs zags).
El individuo en cuestión quedó justo detrás mío en la fila.
Unas chicas se acercan y le dicen:
Chicas _¿nos podemos sacar una foto con vos?.
JD _ Sí, como no... ¿son argentinas?
Chicas _ Si
JD _ ¿y dónde están?... digo, en la cola, ¿dónde están?
Chicas _ Allá (señalan un lugar 3 puestos antes del principio de la fila)
JD _ Ah bueno, entonces voy con ustedes porque, bla bla bla bla...

Las chicas no lo podían creer, Juan Darthés las acompañaba y les daba charla. Yo tampoco lo podía creer, ¡el hijoderemilputas se había colado!.

Lo que pasó después quedó anotado en mi bitácora de viaje como el gesto más noble que un empleado de migraciones haya tenido jamás conmigo (usualmente son bastante agretas, cabe aclarar).
Cuando pasa Juan Darthés le empiezan a hacer caras feas, le revisan el pasaporte bajo una luz ultravioleta, empiezan a poner peros, traen a un agente uniformado para que se le pare al lado mientras ellos llevan el pasaporte a investigar.
Mientras todo esto ocurría, la fila seguía avanzando por los otros mostradores y, poco a poco, quedábamos más y más cerca del comienzo de la misma, (acá en México son mostradores, no ventanillas, así que quedás súper expuesto si te pasa un papelón com a él).
Darthés refunfuñaba, se quejaba, amenazaba que los iba a demandar, a lo que el uniformado respondía con una sonrisa y una elevación de hombros, como diciendo "yo no tengo nada que ver".
Una vez que llego al mostrador del lado; porque justo me tenía que tocar ese, aunque sospeché por algunos movimientos raros y demoras que podría ser a propósito. El empleado me pregunta:
Empleado_ ¿buen viaje? (un poco raro que te pregunten eso, pero el tipo estaba sonriendo así que valía la pena contestar)
Yo _ Si, mucho mejor ahora que llegué.

El empleado mira de reojo al mostrador del lado, me sonríe y me sella el documento.
En ese momento llegan los otros empleados de su "investigación" del pasaporte de Juan Darthés, se lo sellan y le dicen que pase. Justo por detrás mío, como correspondía desde un principio.

7 comentarios:

Rapote dijo...

Jejeje, son esas pequeñas revanchas que uno atesora a trevés del tiempo...

Saludos,
;) Rapote

lopezrdiego dijo...

saludos amigo y juan darthes te manda un pito catalàn

El Profe dijo...

XD ¡Muy buena anécdota! :) Es como un agregado extra bonus del tutorial "La estrategia de ser famoso soy impune... aunque hay que ser famoso para usarla"

Juan Darthes no me cae mucho... cuestiones personales aparte, ¡Muchas gracias por el link! ;)
¡Un abrazote!

Tampax Ultra dijo...

Rapote: Fue uno de los mejores momentos vividos en el área de migración.

Diego: Decile que leru leru.

Profe: Es muy buena técnica, te hacés famoso y entrás primero a todos lados. Claro que la primer parte se complica un poco, pero puede solucionarse haciéndote como que sos famoso. Deberás echar mano de un grupo de amigos que te saquen fotos o se disfracen de guardaespaldas. Es una situación ganar-ganar, porque ellos también entran primeros.

Natalia Alabel dijo...

Genial anécdota. Un poco de justicia!

Anónimo dijo...

tu historia tiene moraleja? Bah, los argentinos cagadores no aprenderán...

Zeithgeist dijo...

hay raros casos en que la justicia anda ok.
Disfrutalos porque son pocos
=/