martes, 20 de enero de 2009

Yo no digo más nada

Antes que nada, muchas gracias a todos los que saludaron y/o felicitaron por la llegada de Bastián.
Ahora vamos al posteo denserio dendeveras.

Cada vez que digo algo, se cumple... pero exactamente al revés. No son profecías ni augurios, son nomás opiniones o comentarios voleados al viento tipo "che, ¡qué lindo día!"... habiendo dicho esto, se desata una tormenta de proporciones bíblicas.

Me pasó con Agus cuando nació, me está pasando con Basti.
Antes que llegara Agus nos mudamos a un departamentito precioso, muy luminoso y silencioso.
Comentario mío mientras estábamos en la clínica (Hospital, como le dicen acá)
_ Menos mal que el departamento es silencioso, para que pueda dormir a gusto todo lo que quiera.
Llegando al departamento nos anoticiamos que estaban remodelando el departamento de abajo. Cuando te digo remodelando es re-mo-de-lan-do, no colgando unos cuadros.
Cambiaron todo, lo hicieron de nuevo. Estuvieron 2 meses golpeando tooooodas las paredes, los techos y los pisos con los martillos más ruidosos del mundo, el Agus no pudo dormir bien los dos primeros meses de su vida.
Cómo habrá sido el quilombo que hicieron y la cantidad de veces que fuimos a reclamar, que al final el dueño nos regaló un arreglo floral acompañado de mil disculpas.

Ahora acaba de llegar Basti al mundo, mientras lo tenían con oxígeno porque todavía no se acostumbraba respirar hice un comentario al azar acerca del clima
_ Qué bueno que esté lloviendo, eso limpia el aire, y después viene el fin de semana, que hay menos autos y menos contaminación. Eso le va a hacer bien.

Llegamos a casa y, el mismo día, los de Luz y Fuerza pusieron un camión con un generador exactamente frente al departamento, el caño de escape daba justo justo a la línea de ventanas de la habitación y se nos llenó el aire de humo de gasoil (diesel), de ese negro y espeso. Un asco. Además, el ruido que hacía el motor no nos dejó dormir durante dos noches y media.

El domingo a la noche, en una de las levantadas nocturnas le dije a mi mujer
_ Che, que bueno esto de tener microondas, ¿te acordás cuando teníamos que calentar la mamadera a baño maría? y hervir las cosas para esterilizarlas.

Ayer a la mañana se cortó la luz, hasta la noche. No sólo no tuvimos microondas, tampoco compu, ni tele, ni nada. Tuvimos que recurrir a toda nuestro ingenio para entretener al más grande hasta que se fue a acostar, haciendo sombras chinescas, inventando historias con las luces, yendo al baño de memoria, leyendo cuentos a la luz de la linterna, etc.

Ahora mismo me estoy llamando a un respetuoso silencio acerca de todo lo que tenga que ver con mis hijos.
Shhhhh.

4 comentarios:

lopezrdiego dijo...

felicidades che

y si sos un oráculo a la inversa decí: "ojalá que a los puntitos les vaya mal" jajaj


saludos loco


(porque un díaa no te escribis algo sobre las risas escritas: jajaj, jiji,etc,no te parecen insoportables como a mí, aunque las uso siempre?)

Tampax Ultra dijo...

Tenés razón, me enervan las risas escritas. Voy a escribir algo.

Con lo otro te voy avisando que no funciona para cosas positivas, mucho menos para cosas mías. Siempre es de positivo a negativo, pero no a la inversa. Si deseo que a alguien le vaya mal, le va mal nomás... si no fuera así estaría lleno de guita hermano.

rubiaa dijo...

Claro, empezá a predecir al verse.
Bastián, que lindo nombre. Lindo, lindo.

Christian dijo...

conclusión: ¡Murphy nunca falla!